Home

*O.M-R. – De un tiempo a esta parte toma cuerpo un debate, ¿está la pandemia desembocando en un conflicto entre generaciones? Si la Covid-19 amenaza, sobre todo, la vida de las personas mayores, las consecuencias de las restricciones sanitarias, plantean algunos, pesan de manera desproporcionada sobre los jóvenes. Están los efectos inmediatos de los confinamientos, pero también las consecuencias de la profunda recesión que resultará del cierre temporal de sectores enteros de la economía para el futuro de los jóvenes. El acceso desigual de los más jóvenes a la educación cuando ésta deja de ser presencial, junto con la privación de la sociabilidad, esencial para su normal desarrollo, durante períodos prolongados, preocupa a los expertos. Alertan de un debilitamiento de los logros educativos, psicológicos y de desarrollo de los niños por la soledad, ansiedad e incertidumbre que experimentan. El impacto de la interrupción en los hábitos y rutinas es aún mayor en aquellos niños con problemas de salud mental previos a la pandemia.

Para aquellos jóvenes que están transitando hacia la edad adulta, emanciparse en una sociedad sin contacto resulta, asimismo, “perturbador”, afirma Philippe Mabille, editor de la revista financiera La Tribune. Más allá de la experiencia psíquica y emocional, están los datos que evocan la dificultad de ingresar ahora mismo en el mercado laboral. Mabille desgrana un reciente sondeo realizado en Francia entre jóvenes de 18 a 30 años, según el cual, un 24 por ciento ha visto interrumpido su proyecto formativo desde el inicio de la crisis sanitaria, un 21 por ciento ha tenido que abandonar unas prácticas y un 18 por ciento ya ha sufrido un despido o la no renovación de su contrato. Dado que esta franja de edad empieza a vivir en carne propia las consecuencias de la crisis sanitaria y económica, no debe sorprender, sugiere Mabille, que más de la mitad sienta que las generaciones más jóvenes han sido sacrificadas a favor de las más mayores y hasta un 87 por ciento corrobore la idea de que además tendrán que hacer frente durante décadas a la deuda pública contraída en la crisis del coronavirus. Con todo, los jóvenes franceses mantienen cierto optimismo respecto del futuro (más ellos que ellas): un 59 por ciento piensa que vivirá mejor de aquí a diez años.

Las estadísticas no dan, necesariamente, pie a ese optimismo. Ya antes de la crisis sanitaria, el nivel de vida de los jóvenes ha disminuido respecto del de los mayores en varios países europeos. En Reino Unido, el ingreso medio neto de los jubilados supera desde hace una década al de los hogares en activo, según un informe de Social Market Foundation. Tras la Gran Recesión de 2008, llegaron los programas de austeridad con recortes drásticos en el gasto público. Sin embargo, mantiene el informe, en sociedades envejecidas como las europeas, los gobiernos buscaron mantener intactas las pensiones, en detrimento de otras partidas presupuestarias, para satisfacer a sus electorados. Por otro lado, en países como España, fueron, precisamente, las pensiones de los abuelos las que, a menudo, permitieron sobrevivir a hijos y nietos en los aciagos años de la Gran Recesión. En una lógica de solidaridad intergeneracional, ya no espontánea, sino impuesta desde arriba; comienza a circular el argumento, para muchos controvertido, de que, en agradecimiento por los sacrificios realizados por los jóvenes, los mayores deben, en los próximos años, ajustar sus pensiones para financiar la recuperación económica e impedir nuevos recortes.

“La vejez enseñando a la juventud”, William Blake (circa 1785-90). (Wikimedia Commons)

Hay quienes se resisten a la idea de que estamos en una guerra entre generaciones. El sociólogo Camille Peugny insiste en que la brecha no es tanto entre mayores y jóvenes como entre jóvenes diplomados y no diplomados. Si bien reconoce que para aquellos que tienen la suerte de estudiar, “estos pocos años de vida estudiantil, tan importantes en las carreras y trayectorias individuales, ya han se han visto amputados” y que las perspectivas de inserción laboral en los próximos años no son las mejores; para Peugny, son los jóvenes no diplomados los que están en riesgo “de ser excluidos permanentemente de un mercado laboral para el que constituyen una de las variables de ajuste”. Es más, se preguntan otros analistas, ¿qué hay de todos aquellos empleados senior despedidos en esta crisis o de aquellos pequeños comerciantes y restauradores de una cierta edad que quebrarán y verán el esfuerzo de toda una vida esfumarse sin la posibilidad de volver a empezar? También ellos se ven como los perjudicados de esta crisis.

Quizá, más que preguntarse por los perdedores de la crisis, habría que preguntarse por los ganadores y apelar a su solidaridad. Pues, si bien es posible percibir cierto conflicto entre los intereses de las generaciones jóvenes y mayores en la crisis del coronavirus –también en otras, como la climática– conviene no alimentar una lógica de bloques generacionales contrapuestos que, además de ignorar la desigualdad que atraviesa a todas las generaciones, no permite hallar las soluciones políticas equilibradas, justas e inclusivas que tanto necesitamos para que nuestras sociedades se recuperen de la hecatombe que estamos viviendo.

Olivia Muñoz-Rojas

*Este artículo se publicó originalmente en la sección de Opinión de Clarín el 6 de diciembre de 2020.

2 pensamientos en “¿Estamos ante una guerra de generaciones?

  1. En efecto, plantear las consecuencias de la pandemia que atravesamos en términos de conflicto intergeneracional no es más que un modo de desviar el foco de atención sobre un problema esencial de la sociedad de hoy, que no es otro que el desigual e injusto reparto de los bienes económicos. La crisis actual, a la vez que impide las posibilidades de ascenso en la escala social, está enriqueciendo a un grado obsceno a los poderosos.

Leave a Comment

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s